sábado, 21 de abril de 2018

La Otra Memoria Histórica. El Nani

Hablamos mucho de los desaparecidos de la dictadura franquista. Pero no nos hablan y casi no hablamos de los desaparecidos en esta supuesta democracia. De Santiago Corella, el Nani, desaparecido el 12 de noviembre de 1983. El primer (y no último) desaparecido en manos de la policía tras la “pacífica” Transición.

Él era un joven delincuente de poca monta, pero que empezó a servir a una trama de mucho montaje. La mafia policial, en la que estaban implicados más de 30 policías y un gemólogo, Francisco Herrero Venero. 

Se dedicaban a tramar planes para robar bancos y joyerías, que realizaban chorizos de baja estofa. Y lo que conseguían en joyas y dinero lo fundían y los convertían en lingotes. Los beneficios iban para los policías, los ladrones y el joyero, todos juntos, pues eran lo mismo. El Nani, a través de un confidente, entró en la red. Pero a medida que los corruptos agentes querían más, el también. En el tercer encargo, donde robó una joyería en Benafarces (Valladolid) se llevó 48 millones de pesetas en oro. Y los escondió.

A finales de 1981 fue detenido por este caso. Pero los policías no consiguieron saber donde estaba el motín. Y mira que lo golpearon, lo torturaron, lo insultaron. Pero nada de nada. El oro seguía desaparecido. En agosto de 1983 recuperó la libertad. Pero poco lo iba a durar. Al poco de salir, Herrero Venero le pidió que atracara la joyería Payber, en calle Tribulete, en Lavapiés. El se negó.

Pero otros lo hicieron. Y mataron al dueño, Pablo Perea Ballesteros. Uno de los trabajadores identificó en fotografías al Nani como uno de los que participaron en el asalto. No hacía falta investigar para los policías.

De inmediato, el 12 de noviembre de 1985, irrumpieron en su vivienda cinco agentes pistola en mano. Lo detuvieron junto a su mujer, Soledad Montero, ambos de 29 años de edad, y sus hermanas Inmaculada, Lourdes y Concepción.

A continuación arrestaron a su amigo Ángel Manzano, junto con su esposa, Concepción Martín. Todos fueron trasladados a las dependencias de la Dirección General de Seguridad (DGS.). A ambos matrimonios sorprendentemente se les aplicó la ley de banda armada, es decir la antiterrorista. No tenían más pruebas que la confesión bajo presión del trabajador. Pero a los policías les daba igual. Realmente lo que les importaba era aquel botín que no aparecía desde hacía dos años.

Su preocupación por aquel tesoro se notaba en los interrogatorios. Mientras le pegaban, los policías gritaban “Canta Nani, canta ¿Dónde está el oro?” Pero el Nani no les respondió nada. A su compañero, al que golpeaban con un cubo en la cabeza, tampoco dijo nada. Así que fueron torturados hasta la extenuación.

Pero se pasaron. Tenía hematomas en los ojos, sangre en las cejas y los labios partidos y con todo el cuerpo cubierto con un mono azul de mecánico. De esa guisa se lo llevaron hasta un descampado junto a la carretera de Canillejas a Vicálvaro, a fin de recuperar, según su versión, unas armas e identificar al gitano que las vendió.
Iban con el comisario responsable del Grupo de Antiatracos de la Policía Judicial, Francisco Javier Fernández Álvarez, el inspector Victoriano Gutiérrez Lobo, El Guti, jefe del Grupo III Antiatracos a Joyerías, y el también inspector Francisco Aguilar González.

Tres horas después de llevárselo, avisaron de su desaparición. Nadie sabía dónde estaba. Once horas después fueron avisadas todas las comisarías. Media año después, se avisó a la Interpol. Primero se dijo que se había escapado. Luego que le dispararon y fue enterrado en cal viva. Luego que sufrió un infarto a causa de las torturas. Pero nadie contaba toda la verdad, que aquellos policías sólo querían el oro del Nani. El Nani y su desaparición les daba igual.

Además de las torturas y las especulaciones, también hubo irregularidades. Las firmas de Nani en los atestados eran falsas. En el aparatado sobre Santiago Corrella en la DGS ponía RIP, que después fue borrado. Luego se comenzó a fabular de nuevo. Que si el cuerpo estaba en la finca del vizconde Jaime Messía Figueroa, que colaboraba con la mafia policial. Que si lo habían enterrado en Córdoba.
 
Su desaparición hizo aparecer una tejido de corruptelas policiales, de policías que se llenaban los bolsillos a costa de lo que supuestamente combatían. El joyero Venero tiró de la manta y dio los nombres.

Sin embargo, de los agentes implicados, sólo 3 fueron condenadas por la trama de mafia policial y por la desaparición del Nani. El comisario Fernández Álvarez y los inspectores Gutiérrez Lobo y Aguilar González fueron condenados a penas superiores a 29 años. Se les consideraba autores de delitos continuados de falsedad y detención ilegal con desaparición forzada, amén de otras penas menores por torturas a su mujer y a Manzano.

Los otros cuatro encausados, a los que el fiscal culpaba de haber participado en el interrogatorio y torturas al Nani, quedaron libres. Y de los demás, ni interrogatorio ni juicio ni nada, total impunidad. En 1985 se archivó. Se ha intentado reabrir muchas veces, por la tenacidad de su familia y su abogado defensor. Pero ni la policía, ni la justicia quieren recordar su corrupción, que sigue en muchos casos muy viva. 

Si les importan un carajo los más de 120.000 fusilados en las cunetas por el franquismo ¿Qué les va a importar un pobre diablo desaparecido? Y casi cuarenta años después, seguimos sin saber nada del Nani. El primero (que no último) desaparecido de esta nuestra supuesta democracia y pacífica Transición.

 

jueves, 19 de abril de 2018

CCOO y CGT denuncian la situación de las mujeres sin hogar


El 8 de marzo no debe ser un día aislado para denunciar la situación de las mujeres, por eso, hoy las profesionales de la Intervención Social denunciamos la situación de extrema vulnerabilidad en que se encuentran las mujeres sin hogar.      

Las personas sin hogar son un colectivo muy heterogéneo caracterizado por una fuerte exclusión social y una gran vulnerabilidad ante todo tipo de abusos y agresiones. El 20% son mujeres, y llegan a la calle en peores condiciones que los hombres. 

Más allá de los datos oficiales, existe una bolsa muy importante de sinhogarismo femenino que permanece oculto. Muchas mujeres, antes de verse en situación de calle, buscan refugio en casa de familiares y amigos, o terminan soportando violencias de todo tipo.
Las causas del sinhogarismo de las mujeres tienen su origen en el sistema patriarcal, no debemos olvidar que el 70% de las personas en situación de pobreza son mujeres. Las tasas de desempleo de las mujeres duplican las de los varones, y sus salarios y  pensiones son inferiores. También sufren en mayor medida que los hombres  precariedad e inestabilidad laboral, con mayores tasas de temporalidad y parcialidad en la contratación, siguen asumiendo las reducciones de jornada y excedencias por cuidados familiares… 

Es difícil, quizás imposible, encontrar una mujer sin hogar que no haya sufrido violencia de género: muchas, antes de encontrarse en situación de exclusión social, después, prácticamente todas. En demasiadas ocasiones la violencia sufrida en un entorno de pareja y/o familiar es el origen de situaciones de exclusión: por sus consecuencias en la salud física y psíquica de las víctimas, por la falta de apoyo familiar y social, por la falta de recursos económicos y por la escasa e inadecuada respuesta ante estas situaciones por parte de las distintas administraciones.
Graves carencias en la red municipal de atención a personas sin hogar de Madrid
Los recursos de la red no son seguros para las mujeres. Los centros de acogida y albergues municipales están muy lejos de poder ser considerados espacios libres de violencia machista.

Esto es así porque la perspectiva de género está completamente ausente en el diseño de la red. No hay centros específicos para mujeres, y en los mixtos el personal no cuenta con formación especializada, ni elementos de actuación definidos para mujeres. De hecho, ni siquiera existe un protocolo de actuación ante casos de violencia de género en la red, situación que aumenta la indefensión de las víctimas en los propios centros e incluso pone en riesgo la integridad física de las profesionales.
La falta de plazas (incluso durante la “campaña de frío”) y las largas listas de espera para acceder a los recursos, deja a muchas personas sin hogar durmiendo literalmente en la calle, quedando en una situación de gran vulnerabilidad (un  44% de hombres sin hogar ha sido víctima de delitos de odio, porcentaje que aumenta al 60.4% en las mujeres). En el caso de las mujeres sin hogar, esta situación aumenta el riesgo de sufrir agresiones sexuales: una de cada cuatro mujeres sin hogar es violada, siendo también víctimas de otros tipos de violencia machista (explotación sexual, malos tratos, acoso, abusos).

Es necesaria la elaboración de un protocolo de actuación ante casos de violencia de género en la red municipal de atención a personas sin hogar, además del aumento de plazas para que nadie se vea obligada a dormir en la calle. A su vez, consideramos urgente tanto la creación de recursos específicos para mujeres como la revisión del funcionamiento de la red en su conjunto para incluir la transversalidad de género en su diseño.

La Comunidad de Madrid mercadea con la atención a las víctimas de la violencia de género 

La respuesta de las administraciones es fundamental para evitar que situaciones de violencia de género terminen con sus víctimas, mujeres y menores, en riesgo de exclusión social. Sin embargo, la Comunidad de Madrid no hace más que precarizar la atención a las víctimas.

Tras años de recortes, en 2013 la Comunidad de Madrid subastó al mejor postor la gestión de la Red de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia de Género. Y Cristina Cifuentes ha seguido la estela, manteniendo el ahogo económico y la escasez de recursos y plantillas en los distintos recursos, dejando sin gastar aproximadamente el 30% del presupuesto destinado a la lucha contra la violencia machista.

Ahora en 2018,  en vísperas de que entrara en vigor la nueva Ley de Contratos del Sector Público, mucho más garantista, el gobierno Cifuentes da una nueva vuelta de tuerca, publicando los nuevos pliegos primando el ahorro económico, con “subasteo” e imponiendo tal nivel de precariedad que hace inviable el servicio.

Apuesta por la gestión directa de los servicios públicos

Los Servicios Sociales son un servicio público. Un servicio necesario para garantizar los derechos de la ciudadanía. Pero la privatización pervierte esta relación, supeditándola a las necesidades del negocio empresarial. Consecuencia de la externalización, la gestión del ejercicio de nuestros derechos está en manos de entidades privadas de todo tipo, incluso de “fondos buitre”. Situación inaceptable, especialmente en temas tan sensibles como la atención a personas sin hogar y la lucha institucional contra las violencias machistas.

La gestión directa de los servicios públicos es, además, la manera más eficaz de atajar la corrupción y la sangría económica de dinero público que termina repercutiendo en cualquier cosa que no sea la calidad del servicio y las condiciones de sus plantillas, que también afecta a los Servicios Sociales, como demuestra el caso de la empresa GINSO (Asociación para la Gestión de la Integración Social),  que gestiona centros de menores y que aparece entre los papeles de la trama Púnica según hemos conocido recientemente.
 

miércoles, 18 de abril de 2018

La comunidad educativa se moviliza contra las reválidadas encubiertas de Cifuentes

Profesorado, estudiantes y familias se movilizan contra las "reválidas LOMCE" y su externalización en la Comunidad de Madrid. Unas pruebas de evaluación que nada aportan, enturbian el normal funcionamiento de los centros y que además suponen un despilfarro de dinero público que termina en manos privadas. Estas convocatorias terminan confluyendo el próximo 8 de mayo con la jornada de lucha estatal en defensa de la educación pública y contra los recortes que seguimos sufriendo.

Para más información, leer los comunicados del Sindicato de Estudiantes, CCOO y FAPA Giner de los Ríos


sábado, 14 de abril de 2018

La Zurda y el machismo de izquierdas

Hace unos días nos llegó el comunicado emitido por el vocalista de la banda Punk Panther, sobre los motivos de la repentina disolución del grupo. Los motivos no fueron otros que las "agresiones machistas perpetuadas por los miembros varones que en el momento del lanzamiento del disco “Al Acecho” formaban oficialmente parte del grupo y que ahora se encuentran en la banda musical La Zurda". Puedes leer el comunicado completo aquí. Todo nuestro apoyo a la víctima y al compañero que ha decidido no mirar para otro lado.

A día de hoy los distintos sectores de las izquierdas (políticos, sindicales, sociales, culturales...) se encuentran en una situación delicada respecto al posicionamiento en cuanto al feminismo. Es bien sabido por todas que vivimos en una sociedad machista, los valores transmitidos, los roles, las creencias de género, etc. se reproducen en todas sus formas, y en todos los contextos y dan lugar a situaciones peculiares y peligrosas. De repente, y sin haber tenido noticias hasta entonces de la lucha feminista, todas las organizaciones, asociaciones, sindicatos, grupos de música, okupas, etc. han abrazado al feminismo como si les fuera propio. Parece que está feo no reconocerse feminista en estos círculos. Las feministas no nos quejamos, pero sí nos resultan gravemente preocupantes las posiciones y la utilización que se está haciendo de esta lucha. 


Tenemos compañeros que efectivamente están deconstruyendo su masculinidad y revisando sus lugares de privilegio por el simple hecho de ser hombres, están leyendo y escuchando, e intentando (como muchas de nosotras) entender teóricamente el feminismo para posteriormente llevarlo a la práctica diaria, estos no son el problema. Sabemos que no es tarea fácil. Este perfil de compañero es el que entendemos aliado en la lucha feminista, en la de clase, en la anticolonial, antifascista, etc. 

El problema es la actitud de un importante grupo de compañeros que han tenido, tienen y tendrán actitudes machistas porque se mantienen constantemente en lugares de privilegio, discutiendo y dando lecciones a las compañeras de cómo debemos pegarnos la vida, la nuestra, la de las mujeres. Como si necesitáramos tutela. Intentando seguir siendo “el príncipe azul” que nos va a salvar de todos los males, incluso del machismo que él mismo provoca. Tratando a las compañeras con condescendencia cuando hablas de violencia en las asambleas, y haciendo mofa con respecto a nuestras denuncias en las organizaciones políticas de izquierdas.

Acosan, cosifican, desvalorizan, humillan, no respetan y sobre todo invisibilizan las situaciones y actitudes machistas. También aparece el “compañero” que alza el puño y la bandera morada pero luego llega a su casa y maltrata a su pareja, hija, madre o hermana. Estos sí son un problema, y desde luego serán un fracaso de las organizaciones que sigan llamándose anticapitalistas y feministas.

Será un fracaso si se permite que entre su militancia crezca y se reproduzca el terrorismo machista en cualquiera de su formas. Tenemos un reto importante las que de verdad queremos dar la batalla en estos contextos, ya que la reacción de sectores importantes de la izquierda está siendo tremenda. Se desvaloriza el movimiento poniendo en tela de juicio todas nuestras acciones y boicoteando la lucha real. Recordamos que el feminismo es una ideología política que lucha contra todas las formas de opresión, todas. 


Es necesario identificar a estos “compañeros” cuanto antes y que sean expulsados con urgencia de nuestras organizaciones. Es necesario que se asuma el feminismo desde el conocimiento profundo de las múltiples opresiones que provoca, y no como un intento oportunista de ganar puntos como organización política o social. Se os va a ver el machismo enseguida y va a ser un absoluto ridículo. También es necesario que se faciliten los espacios de protección de las mujeres, sobre todo a las que ya han sufrido violencia. Sin juzgar. 


Es un reto importante para la sociedad, pero las organizaciones políticas y sociales de izquierdas deben tomar la delantera y posicionarse claramente en contra del machismo, pero con actitudes, con formación, con toma de decisiones rápidas con respecto a las denuncias de las compañeras que se ven agredidas en estos espacios,  con lucha en la calle al lado del movimiento feminista, reivindicando los derechos y libertades de las mujeres identificando primero los lugares de privilegio personales,  bajando a los grandes “líderes” y "gurús" de sus pedestales y permitiendo a las compañeras acceder a todas las tareas y responsabilidades de las organizaciones, y sobre todo con un nivel de conciencia suficiente como para entender que sí, vosotros sois la parte opresora…..por muy rojos que os hayáis visto hasta ahora.  

Y sin esta identificación como parte importante del problema, no va a haber conciencia jamás y por tanto la lucha feminista va a ser un claro postureo. Es imposible identificarse con el lugar de la izquierda y tener comportamientos machistas. No son compañeros no nos hagamos líos, y desde luego no les queremos cerca.

lunes, 9 de abril de 2018

¡Atención a la Discapacidad en Marcha!

El sector de Atención a la Discapacidad vuelve a la lucha. La Plataforma en Defensa de la Atención a la Discapacidad ha convocado una Asamblea el próximo sábado 21 de abril para dar continuidad a las concentraciones convocadas por CCOO y UGT para mañana en todo el estado por un convenio digno, y extender la movilización a los sectores de Intervención Social y Menores, cuyos convenios también están en proceso de negociación. Y es que, en realidad, somos el mismo sector.




Los trabajadores del sector de la diversidad funcional nos hemos visto abocados a constantes pérdidas de derechos laborales y una mayor precarización, empeorando las condiciones del servicio para usuarios y familias. Desde el 31 de diciembre del 2016 nuestro Convenio Estatal está caducado.  Los trabajadores  del sector, de diversos sindicatos, muchos agrupados en torno a la Plataforma en Defensa de la Atención a la Diversidad Funcional , hemos impulsado reuniones y participado en asambleas sindicales, exigiendo una plataforma reivindicativa clara y contundente a los responsables de los sindicatos que hoy  se  sientan  en  la  mesa  de  negociación.  iQueremos  recuperar  todo  lo  que  hemos  perdido!


Finalmente, gracias al trabajo de muchos compañeros de base, hemos conseguido que CCOO y UGT asuman en la mesa de negociación las reivindicaciones más sentidas del sector, lo que significará, si se consiguen, mejorar y dignificar la calidad del servicio. Una de ellas es acabar con la "voluntariedad" del artículo 42, esas horas de trabajo gratuito que se garantizó a la patronal con la firma del último Convenio, y que le ha supuesto u n grandísimo negocio. ¡Cuántas horas no pagadas se habrá n hecho en todo el Estado y en todo el sector de "vigilancia durante el periodo de las comidas y descansos correspondientes"? ¡Cuántos beneficios sumarán todas esas miles de horas no pagadas? i Es una vergüenza! ¡Trabajo gratuito!


Otras exigencias tienen que ver con recupera r derechos perdidos, conciliar la vida laboral, persona l y familiar, restaurar complementos perdidos con la excusa de la crisis, dignificar nuestros limitados salarios congelados durante años o implementar medidas para mejorar nuestra seguridad y salud en los centros de trabajo.


Todas nuestras reivindicaciones están directamente relacionadas con la calidad del servicio. Las herramientas más valiosas en cualquier sector, pero especialmente en  este,  son  los  propios trabajadores,  que  tenemos  que  dar  cuidados  adecuados, calor humano, y poder afrontar psicológicamente fuertes  las dificultades que sufren muchos usuarios y familias. Necesitamos tener condiciones de trabajo  dignas que nos permitan centrarnos plenamente en nuestra  labor y que, por tanto, garanticen un servicio de calidad, humano y lo más personalizado posible.  iNuestra lucha por mejorar nuestras condiciones es también  la  lucha  para  que  usuarios  y  familias tengan  un  servicio  digno!


Al tiempo que la patronal racanea  con nuestras condiciones laborales, vemos como las empresas del sector, muchas veces Fundaciones  o Asociaciones,  siguen haciendo  su agosto lucrándose con fondos públicos y con el dinero de usuarios y familias. Así se vio con el último Acuerdo Marco de 2013, que estableció las condiciones de los pliegos, y que su puso una nueva degradación del  servicio. Creemos  firmemente  que  nuestro sector tiene que dejar de ser un  negocio.  Necesitamos servicios de dependencia públicos y de calidad, con todos los recursos necesarios para trata r a cualquier persona  dignamente, y que no dependa esto de la competencia entre empresas. Un sector además, que funciona en la mayoría de los casos a través de concesiones  públicas,  que como vemos  son fuente  de corrupción  y  negocietes.


Por tanto, es hora de ponerse en marcha para conseguir nuestras reivindicaciones. iNo vamos a aceptar un nuevo Convenio que recorte nuestros derechos o que mantenga los recortes de 2012! Hay que comenzar a informar en todos los centros de trabajo, y por ello planteamos realiza r una Asamblea General del sector el próximo día 21 de abril en el Centro de Mayores Benito Pérez Galdós de cara a impulsar la movilización. Hay que conseguir en las calles lo que no se consigue simplemente sentándose a la mesa con la patronal. Solo así dignificaremos el sector.

Supresión del artículo 42 del XIV CCG. ¡No a la voluntariedad! Todo trabajo retribuido y computable como trabajado.
Recuperar la jornada laboral semanal de 37,5 horas.

Subida salarial general tras años de congelación. ¡Basta de sueldos de miseria!

Salario dignos para el personal de atención directa, especialmente las categorías más bajas.

Medidas para garantizar realmente la conciliación laboral y familiar. Permisos justificados y retri­ buidos, y como mínimo los reconocidos en el ET.

Restaurar el Complemento de Antigüedad y eliminar el Complemento de Desarrollo Profesional.

Formación homologada para la promoción profesional.

Recuperar los 6 días de asuntos propios.

Incapacidad Temporal con 100% del salario durante el primer año.

Mejora de la salud y la seguridad laboral.Prevención en riesgos ergonómicos, psicosociales y biológicos.

Abono a del desplazamiento desde el casco de la población del municipio al centro de trabajo cuando aquel esté a más de dos kilómetros